Donate

¿Necesita dinero para mantener su pequeño negocio a flote? Aquí está una guía de cómo hacerlo.

(Cortesía de Tameka Bost)

(Cortesía de Tameka Bost)

This article originally appeared on Kensington Voice.

___

ES DIFÍCIL IMAGINAR la ciudad sin sus pequeños negocios: el taller de reparación de bicicletas en la esquina, el supermercado familiar al final de la calle. Pero según la Federal Emergency Management Agency, el 40% de los pequeños negocios nunca vuelven a abrir después de un desastre. El veinticinco por ciento de los que rebren fallan en el año siguiente.

¿Es posible romper ese ciclo ahora en Filadelfia? ¿Cómo puede usted, un dueño de un pequeño negocio, mantenerse a flote durante la crisis del coronavirus? ¿Qué recursos puede depender de para obtener información, financiación y apoyo?

Aquí hay algunos consejos de expertos financieros locales y de algunos dueños de negocios.

Primero, sepa sus opciones

“Creo que los dueños de pequeños negocios, después de que superan los desafíos y el trauma inmediato de lo que están pasando, necesitan realmente enfocarse en cómo pueden ahorrar dinero de inmediato”, dijo Jim Burnett, director ejecutivo del West Philadelphia Financial Services Institute. “¿Has llamado tu propietario? ¿Has llamado tu prestamista? ¿Has llamado tus servicios públicos o tu compañía de seguros o alguno de tus gastos generales, para ver si puedes reducir esos costos al menos durante los próximos 60 días?

El siguiente paso, él dijo, es hacer conexiones y localizar recursos externos. ¿Puede conectarse con una asociación empresarial capaz de presionar a los funcionarios públicos para obtener apoyo o solicitar fondos de emergencia de la ciudad o el estado? Si no tiene relaciones existentes con un banco, ¿puede comunicarse con una cooperativa de crédito comunitaria o con un proveedor de préstamos local más pequeño?

“Debería llegar al punto en que pueda comenzar a evaluar, si el gobernador regresa mañana y dice ‘OK, vamos a abrir’, qué es razonable para usted. ¿Tardará un mes, dos meses, seis meses, un año?”

Parte de esa evaluación incluye estar familiarizado con las opciones financieras disponibles: subvenciones, programas de ayuda federal, financiación de la ciudad, microcréditos. Pero para muchos negocios, es difícil saber qué elegir.

El Programa de Protección de Cheques de Pago (PPP en inglés) de la Small Business Administration, destinado a ayudar a los pequeños negocios a mantener sus empleados durante el cierre del coronavirus, abrió una segunda ronda de aplicaciones el lunes. Pero aunque el concepto del programa es bueno, la ayuda que proporciona a veces es limitada. Esto se debe a que los grandes bancos están obligados a usar su propio capital para hacer préstamos aprobados por la SBA, por lo que generalmente ofrecen ayuda a través de relaciones preexistentes. Y eso, a su vez, significa que los negocios más pequeños quedan excluidos del acuerdo.

“Si no tiene una relación con un banco, tiene que tener declaraciones de impuestos, tiene que tener estados financieros, documentos de operaciones … y para cuando junta todo esto, los fondos han desaparecido”, explicó Nick Shenoy, presidente de Asian American Chamber of Commerce of Greater Philadelphia. Es difícil obtener ayuda, él agregó, especialmente para las empresas familiares que posiblemente no son expertos en documentación empresarial.

“Algunos de los restaurantes están aquí para ganar dinero, pero otros [dueños] están aquí para sobrevivir … algunos de ellos son inmigrantes, algunos no están muy bien educados. Esos negocios están en peligro de no volver”.

Harold Epps, ex director de comercio de Filadelfia, le dijo a Cheri Gregg de KYW Radio en un chat de Facebook Live la semana pasada que los pequeños negocios necesitan subvenciones, no préstamos. Y Kersy Azocar, vicepresidente senior de microcréditos de la institución financiera sin fines de lucro Finanta, estuvo de acuerdo. Pero para muchos de sus clientes, ella dijo, solicitar esas subvenciones simplemente no es posible.

“Muchas de las subvenciones se van muy rápidamente”, dijo Azocar. “Para cuando nuestros pequeños negocios estén listos para aplicar, el dinero se agota”.

Además, no todos califican para la misma ayuda. Los dueños de negocios que son indocumentados, sin números de Social Security o identificaciones fiscales, no pueden solicitar muchas de las subvenciones y préstamos federales disponibles, incluso si están produciendo ganancias y pagando sus impuestos. Burnett dijo que es por eso que los préstamos de bajo interés y perdonables siguen siendo críticos.

“También habrá personas que no pueden obtener subvenciones, personas que todavía van a necesitar acceso al capital, e idealmente usted quiere que sea lo más bajo [posible] … en algún lugar en el que se pueda confiar para no aprovecharse de usted”, él dijo.

Los dueños de negocios deben leer la letra pequeña y tener cuidado con los préstamos de alto interés que podrían requerir menos papeleo. Si los dueños toman un préstamo de alto interés que no pueden pagar razonablemente, por ejemplo, “eso puede ponerlos en un lugar realmente malo, peor que si no hubieran tomado [el préstamo] en primer lugar”.

Prepárese (y busque ayuda)

Entonces, ¿cómo puede averiguar qué opción es la mejor para usted y cómo obtenerla?

Esa es la pregunta que los clientes de Azocar deben responder. Como propietarios de pequeños negocios, ellos dirigen panaderías, talleres mecánicos, supermercados, y enfrentan una variedad similar de barreras potenciales a la aplicación.

Hay acceso al lenguaje, por ejemplo; la cartera de Finanta “está compuesto por muchos inmigrantes de América Latina, Indonesia, África Occidental, y el inglés no es su primer idioma”, ella dijo. O barreras tecnológicas, ya que es difícil para muchos clientes cargar documentos, escanear firmas o completar formularios en línea. A veces, es simplemente un problema de información: asegurarse de que puedan hacer uso de la asistencia gubernamental, que califiquen para recibir ayuda y que deben solicitarla.

Desde el cierre del coronavirus, Finanta ha estado haciendo talleres en línea, tanto en español como en inglés, en asociación con Community First Fund, Greater Philadelphia Hispanic Chamber of Commerce y Widener University. Philadelphia Industrial Development Corp., en colaboración con Lendistry, ha organizado una serie de seminarios web gratuitos centrados en PPP, al igual que Philadelphia Alliance for Capital and Technologies y Pennsylvania Chamber of Business and Industry.

“Nuestro primer paso es conseguir que [los clientes] se sumergen en lo que está sucediendo, a qué asistencia pueden conectarse, preguntando si necesitan acceso a las despensas de alimentos, haciéndolos conscientes de las estafas”, dijo Azocar. “Nuestro segundo paso es uno a uno, donde los alentamos a aplicar… y eso también requiere muchos seguimientos. Se necesita mucha ayuda individual, y eso es algo que normalmente hacemos con nuestros clientes”.

Hasta ahora, los métodos de Finanta han tenido éxito. Para la primera ronda de fondos PPP, el prestamista ayudó a sus clientes a presentar 10 solicitudes. Los 10 fueron aprobados. Cuando la segunda ronda se abrió el lunes, la organización estaba más preparada: a partir  del martes por la noche, había presentado 30.

Otros dueños de negocios están tomando esa educación en sus propias manos.

“El minuto el gobernador nos dijo que tendríamos que cerrar, llamé a salones y dueños de negocios para ver cómo les iba, qué tendríamos que hacer para avanzar”, dijo Ann Turner de Hair Du Jour, un salón en el oeste de Filadelfia. Ella organizó un grupo dentro de la 63rd Street Business Association el 16 de marzo, el día en que el gobernador Tom Wolf anunció el cierre de todos los negocios no esenciales. Ella ha estado en estrecha comunicación con los otros negocios de su corredor desde entonces.

Cuando salió PPP, completaron las solicitudes juntos; esta semana, tuvieron una llamada de Zoom sobre la educación financiera.

“Hemos estado compartiendo entre nosotros a quienes se les niega las subvenciones, y quienes está consiguiéndolas … también lidiando con el hecho de que a algunas personas no les está yendo bien financieramente, dándoles apoyo emocional”, dijo Turner.

Los propietarios de pequeños negocios deben ser proactivos, ella dijo. “Nos alimentamos a nosotros mismos. Si trabajas por cuenta propia y no trabajas, no comes”.

Pero eso no significa que está en esto solo.

Encuentre su comunidad

Las cámaras de comercio dirigidas por las minorías de la ciudad han acogido ayuntamientos virtuales, enviado encuestas e incluso han comenzado iniciativas de comida para llevar para alentar a los residentes de Filadelfia a apoyar a sus restaurantes locales, que han tenido un gran impacto financiero en el último mes.

Shenoy, quien está en el proceso de lanzar una iniciativa #PhillyAsianEats, dijo que está particularmente preocupado por los restaurantes familiares.

“Otros negocios pueden sobrevivir por un par de meses, porque sus ganancias suben y bajan. El [sector de] los restaurantes no se sube y baja. Es abajo, abajo, abajo. El cuarenta por ciento de los negocios no vuelven a subir en estas situaciones … va a ver muchos más restaurantes vacíos después de que esto haya terminado “.

Zach Wilcha, director ejecutivo de Independent Business Association, que representa a las empresas propiedad de personas LGBTQ+ en la ciudad, dijo que se trata de proporcionar a los negocios suficiente efectivo para cerrar el hueco entre “el futuro” y “ahora mismo”.

“Sabemos que cuando las personas se enfrentan a un desastre, no es bueno para los negocios … así que nos aseguramos de que tengan suficiente capital para llegar de un punto a otro”, dijo Wilcha.

Mientras tanto, también está buscando otras soluciones.

“Lo que sería increíble es si hubiera algún tipo de esfuerzo legislativo a nivel estatal para asegurarse de que pueden cuidar su espacio físico, en términos de gastos generales”, él dijo. “El aplazamiento del alquiler, el aplazamiento de los servicios públicos, algo así, que ayudaría a [los dueños de negocios] a mantener más capital en su negocio donde lo necesiten”.

“Hay tantas cantidades desconocidas para esto, y es difícil formular cualquier tipo de plan que funcione para todos. Tenemos que trabajar negocio por negocio, y día a día, para asegurarnos de que las personas sobrevivan”.

Tome las decisiones difíciles

Algunos dueños de negocios, como Tamekah Bost de Better Box, no recibieron fondos pero aún están operando.

“Solicitamos cada una de las cosas que había por ahí que pudimos solicitar, pero no hemos recibido ni un centavo”, dijo Bost. Better Box no fue aprobado para un préstamo PPP, o cualquiera de las subvenciones de la ciudad. “Esos fondos de ayuda se agotaron antes de que se quedaran sin solicitudes, así que Dios bendiga a cualquiera que lo haya recibido, pero nosotros no lo conseguimos”.

Sin la financiación, Bost no podía darse el lujo de cerrar y retener a su personal. Entonces, en cambio, optó por reabrir.

“Muchas cosas cambiaron para nosotros rápidamente”, ella dijo. “Tuvimos que apresurarnos a contratar personal de entrega internos, abrimos una ventana de recogida … estábamos muy nerviosos esa primera semana, pero lo que nos dimos cuenta es que nuestro negocio no estaba disminuyendo. La primera semana teníamos miedo. Pero la segunda semana, nuestros clientes nos abrumaron con apoyo. Nos quedamos sin comida. … El amor fue tan abrumador para nosotros, que me puse a llorar al final del día”.

Bost se llama a sí misma bendecida por sus clientes, y está feliz de que Better Box puede seguir operando. Pero, ella dijo, es diferente para cada dueño.

“El negocio de los restaurantes tiene muchos gastos generales, y su margen comercial es pequeño típicamente: debe sopesar lo que tiene sentido para usted. Si sus gastos generales lo van a matar, entonces tiene sentido cerrar. Si puede abrir, hágalo, pero asegúrese de que sus empleados estén seguros, asegúrese de cuidar a su gente”.

“No espero que el negocio sea lo de siempre”, dijo el propietario de Sang Kee, Michael Chow, dueño de dos restaurantes: uno en Chinatown y otro en University City. Se está preparando para abrir el último el viernes, con cierto temor; después de todo, el restaurante ha estado cerrado por casi dos meses.

Ha solicitado financiación para PPP, pero aún no ha recibido una respuesta sobre la aprobación. Aun así, está avanzando lo mejor que puede. E incluso si recibe los fondos, cree que seguirá necesitando ayuda después de los dos meses de apoyo que ofrece.

Él no es el único. Oswaldo Quintero, propietario de Triumph/Jigsaw Exterminating Services & Supplies, recibió tanto asistencia de la ciudad como asistencia PPP, gracias a la ayuda de Finanta. Aunque el control de plagas se considera técnicamente un negocio esencial, él decidió cerrar su negocio durante un par de semanas para mantener a su personal y técnicos a salvo. Algunas semanas se convirtieron en un par más, y luego más, a medida que el coronavirus se propagó.

“Drene mis ahorros, ahorros de negocio y personales, para pagar a mis empleados”, dijo Quintero. “Finanta, me ayudaron como ángeles en esta situación. … Hay tanta información que solicitan [para PPP], tanta documentación que están pidiendo, es muy difícil para cualquiera tener esa información al mismo tiempo todos juntos”.

El lunes fue su primer día de operación en seis semanas. Está ocupado: su llamada con WHYY fue interrumpida casi constantemente por varias tareas nuevas mientras su personal se apresuraba a satisfacer la demanda. Y él tiene esperanza.

“Va a ser un desafío”, él dijo. “Pero tenemos que seguir adelante”.

Traductora: Diana Cristancho / Editora: Zari Tarazona / Diseñadora: Jillian Bauer-Reese

Kensington Voice es una de las más de 20 organizaciones de noticias que producen Broke in Philly, un proyecto colaborativo de reportaje sobre mobilidad económica. Lea más en brokeinphilly.org o sígalo en Twitter en @BrokeInPhilly.

Want a digest of WHYY’s programs, events & stories? Sign up for our weekly newsletter.

Help us get to 100% of our membership goal to support the reporters covering our region, the producers bringing you great local programs and the educators who teach all our children.