La ruta 47 de SEPTA, una ruta para pensar en los Latinos de la ciudad

SEPTA's 47 bus route travels from Whitman Plaza in South Philadelphia to Godfrey Avenue in North Philadelphia. | La ruta 47 de SEPTA viaja desde Whitman Plaza en el sur de Filadelfia hasta Godfrey Avenue en el norte de Filadelfia. (Photo by Bernardo Morillo for WHYY)

Esta historia es parte de la The 47: Historias along a bus route, una colaboración con WHYY’ PlanPhilly, Emma Restrepo y Jane M. Von Bergen.

Este artículo está escrito en español. Para leer este artículo en una combinación de inglés y español, haga clic o toque aquí or to read this article entirely in English, click or tap here.


Cuando Irene Contreras llegó a Filadelfia de su país natal Venezuela hace seis años, el autobús de la Ruta 47 de SEPTA se convirtió en su clase en ruedas de “ESL”, inglés como segundo idioma.

“Hacía mi tarea sentada en el autobús y también aprovechaba la oportunidad para practicar mi inglés”, dijo Contreras, cuyo primer trabajo en Filadelfia fue como recepcionista del restaurante Tierra Colombiana en el norte de Filadelfia. Ahora ella va a su trabajo, pero como subdirectora de comunicaciones de la alcaldía de Filadelfia, bajo la administración de Jim Kenney.

“Hay muchas personas bellísimas que toman esta ruta, muchas personas, en especial de la tercera edad que siempre estaban dispuestas a entablar una conversación contigo”, dijo Contreras.

“Y ahí descubrí que Filadelfia es una ciudad muy fraternal y que las personas están dispuestas a ayudarte, y a conversar contigo, no importa el idioma que hables”, dijo “porque siento que en esta ruta se habla el idioma universal de la hermandad”.

La mayoría de los 241.425 latinos de la ciudad viven a lo largo de esta ruta de autobús de 10 millas que va de sur a norte, con un extremo en curva hacia la parte baja del noreste. La línea de autobús SEPTA conecta a las comunidades mexicanas y centroamericanas más recientes y en crecimiento del sur de Filadelfia, con las comunidades puertorriqueñas y dominicanas más establecidas en el norte de la ciudad. Un área representada por María Quiñones-Sánchez, la primera concejal latina de la ciudad.

  • WHYY thanks our sponsors — become a WHYY sponsor

Hay muchas historias a lo largo de la Ruta 47. Muchas son de negocios; otras de amor y de trabajo; unas de familias y amistad, de luchas; y también, de éxito y alegría.

Estas historias les pertenecen a personas como Julio Plaza, un trabajador en cadenas de producción que vino de Puerto Rico hace muchos años en busca de una vida mejor; como a Marta Caj, una panadera del sur de Filadelfia que huyó del abuso y la violencia doméstica en Guatemala; y como a Reinaldo Meléndez, dueño del Centro Musical ubicado en la puerta del Bloque de Oro. Del Centro Musical todos los días salen las notas de la clave de salsa que se cuelan en el bus para llegar más al norte abrazando a ese grupo caribeño ubicado en la calle 5 y más allá.

Route 47

Si bien muchos de los latinos de Filadelfia nacieron aquí, muchos también vinieron a estudiar, otros vinieron empujados por las duras condiciones económicas, otros por disturbios políticos, crimen, malas cosechas y desastres naturales. Cientos de miles han construido sus hogares aquí en la ciudad y han abierto sus negocios. Y, a menudo, sus familiares se les han unido para compartir no solo las luchas, sino la prosperidad también.

The 47 line passes through Philadelphia's iconic Ninth Street Market. |  La línea 47 pasa por el icónico Ninth Street Market de Filadelfia. (Kimberly Paynter/WHYY)
The 47 line passes through Philadelphia's iconic Ninth Street Market. | La línea 47 pasa por el icónico Ninth Street Market de Filadelfia. (Kimberly Paynter/WHYY)

“Extraño mi tierra natal, pero lo que Estados Unidos me ha dado… todas las mañanas cuando entro a Filadelfia le mando besos a esta ciudad que me apoya y sostiene”, dijo Isabel Espinosa Sánchez, quien ve pasar el bus de la Ruta 47M desde la vitrina de su tienda en el sur de Filadelfia mientras vende santos, vírgenes y todo lo que alimenta la fe católica.

El autobús 47 ofrece movilidad para quienes van al trabajo, a la escuela o a la iglesia. También ofrece un instante de familia para las personas que cada día se cruzan a lo largo de la ruta.

  • WHYY thanks our sponsors — become a WHYY sponsor

“El alma del autobús está en movimiento como el Espíritu Santo”, dijo el Reverendo Adan Mairena, pastor del Ministerio de West Kensington en Norris Square en el norte de Filadelfia. Algunos miembros de su congregación toman el autobús a la iglesia. “Si miras el cuerpo humano, es como una vena, lleva la sangre. Es como el pulso que recorre todo el cuerpo”.

Para la comunidad latina, “es un recordatorio de su procedencia”, dijo el Reverendo Mairena. “Están pasando por barrios de gente que se parece a ellos. Los sonidos, los olores y los colores son familiares. Muchos de los murales tienen colores y arte que reflejan la cultura latina. Y luego escuchas el idioma y ​​siempre hay gente charlando en muchos diferentes idiomas”.

Esta ruta de 10 millas corre de norte a sur desde Whitman Plaza en el sur de Filadelfia, hasta Godfrey Avenue en Olney pasando por siete códigos postales. En el código postal 19133, al norte de la iglesia del Reverendo Mairena, casi el 60 % de los residentes son latinos. En esa área, el 49 % de la población habla español en casa.

Taller Puertoriqueño sits on 5th street, right across the street from a 47 bus stop. | Taller Puertoriqueño se encuentra en la calle 5, enfrente de la parada de el 47. (Photo by Bernardo Morillo for WHYY)
Taller Puertoriqueño sits on 5th street, right across the street from a 47 bus stop. | Taller Puertoriqueño se encuentra en la calle 5, enfrente de la parada de el 47. (Photo by Bernardo Morillo for WHYY)

“El norte de Filadelfia es el centro de la comunidad latina y de los servicios sociales”, dijo Jennifer Rodríguez, presidenta y directora ejecutiva de la Cámara de Comercio Hispana del área de Filadelfia. “La mayor parte del liderazgo a largo plazo, se ha establecido en el norte de Filadelfia. La mayor parte del flujo se dirige hacia el norte”.

El autobús conecta a ambas comunidades latinas con el centro de la ciudad, donde muchos, como Contreras, ocupan oficinas próximas a la ruta del autobús; otros tienen tiendas, restaurantes y diferentes negocios; y otros, visitan sitios históricos.

“Considero que el Bus 47 es muy importante y beneficioso ya que nos lleva a muchas tiendas y lugares que uno frecuenta”, dijo Paul Díaz, terapeuta puertorriqueño entrevistado en la calle 5. “El autobús 47 te lleva donde puedes visitar los centros históricos, los museos. Lo considero fantástico”.

Filadelfia es una ciudad cada vez más diversa, con comunidades en crecimiento de toda Asia, de Centro y Suramérica, de África y de Europa del Este. Familias de todo el mundo se han mudado a hogares y negocios abandonados por los cientos de miles que se mudaron hacia los suburbios durante décadas anteriores de huida de los blancos estadounidenses. A través de las ventanas del autobús, los pasajeros pueden ver áreas prósperas como el norte de la calle 5, en Olney, o la calle 9, revividas por negocios de propiedad de inmigrantes.

“Me gusta recorrer esa ruta porque es muy diversa culturalmente y soy una persona muy observadora”, dijo Vick Rivera, quien se describió a sí mismo como mitad puertorriqueño y mitad mexicano. “Me gusta mirar a la gente. Me gusta aprender de ellos. Cómo se mueven. Cómo hablan. Y nunca hay un solo tipo de persona en esa ruta. Encuentras gente rica, gente pobre; encuentras gente negra, gente morena, gente blanca; encuentras todo tipo de gente. Me da una sensación de libertad simplemente poder recorrer la ciudad y poder ver toda esta diversidad involucrada”.

El autobús también atraviesa barrios de todos los estratos económicos de Filadelfia.

En el centro de la ciudad, el autobús entra y sale de los vecindarios donde el valor medio de las viviendas alcanza los $474.600, según los datos del censo de 2018, y el ingreso familiar medio supera los $100.000 llegando a los $109.393. A unas pocas millas al norte, el valor medio de las viviendas cae a $56.000, el ingreso familiar promedio cae a $19.130 ​​y más de la mitad de los residentes viven en la pobreza, incluidos seis de cada 10 niños.

Ese es el panorama general, pero día a día, la línea de autobús sirve como un servicio conveniente que lleva a las personas a su destino.

“Muchas veces he tenido que ir del norte de Filadelfia, al sur de Filadelfia y bueno, me preparo para un viaje largo”, dijo María de los Ángeles Durante, argentina que se detuvo a charlar mientras estaba en la droguería en la calle 5.

Steel palm trees line the Bloque de Oro. | Palmeras de acero bordean el Bloque de Oro. (Photo by Bernardo Morillo for WHYY)
Steel palm trees line the Bloque de Oro. | Palmeras de acero bordean el Bloque de Oro. (Photo by Bernardo Morillo for WHYY)

Es cierto que el viaje es largo, alrededor de una hora y quince minutos de ida. El autobús recorre las calles 5 y 6 en el norte de Filadelfia, y las calles 7 y 8 en el sur de Filadelfia donde también hay una ruta de derivación, la 47M, a lo largo de la calle 9, a través del Italian Market, también llamado Mexican Market.

Con 16.400 pasajeros diarios, antes de la pandemia, la Ruta 47 era la ruta de superficie sin vías más transitada de SEPTA, dijo Charles Webb, director de planificación de servicios de SEPTA. En estos días, el sistema en general ahora transporta alrededor del 30 al 40 % de su número de usuarios anterior.

Para un fanático de los autobuses, como Charlie Webb de SEPTA, la Ruta 47 es pura alegría de alto tráfico.

Desarrollada en 1895 como un tranvía, es una de las rutas de alta frecuencia de SEPTA con recorridos cada seis minutos durante las horas pico. Es una ruta de alto tráfico peatonal porque la gente sube y baja en muchos puntos de transferencia clave para tomar el metro Market-Frankford, popularmente llamado El o los autobuses en Girard Avenue, Erie Avenue y Olney Avenue.

“Los pasajeros están entrando y saliendo todo el tiempo. Hay diferentes razones para bajarse y subirse a lo largo de la ruta”, dijo Webb, enumerando compras, servicios sociales y atención médica. “Es una colmena de actividad. Esta ruta de SEPTA es muy, muy buena”, dijo Webb. “Alta frecuencia. Muchos pasajeros. No hay nada mejor que eso”.

Steel palm trees line the Bloque de Oro. | Palmeras de acero bordean el Bloque de Oro. (Photo by Bernardo Morillo for WHYY)
  • WHYY thanks our sponsors — become a WHYY sponsor

Want a digest of WHYY’s programs, events & stories? Sign up for our weekly newsletter.

Together we can reach 100% of WHYY’s fiscal year goal